La energía solar fotovoltaica podría producir 22,4 GW a nivel mundial en 2030

Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura
Africagua regresa en noviembre a Fuerteventura
junio 18, 2019
Canarias, centro logístico para el comercio tricontinental
agosto 16, 2019
  • La reciente aprobación de la nueva legislación sobre materia de autoconsumo en España, no ha evitado que el Gobierno haya tenido que recurrir a la importación de energía ‘sucia’ para cubrir la demanda actual

La energía solar fotovoltaica es, desde finales de 2018, la primera fuente de energía eléctrica instalada a nivel mundial. Según el Programa de Sistemas de Energía Fotovoltaica de la Agencia Internacional de la Energía (AIE PVPS), se han superado los 500GW, una cifra que multiplica por 31 la potencia total utilizada por el ser humano en el año 2016.

España ya se ha subido al carro del autoconsumo gracias al Real Decreto firmado recientemente por el Consejo de Ministros, que pone fin al conocido como impuesto al sol. Este nuevo marco legislativo, convierte a la energía fotovoltaica en una de las grandes esperanzas para lograr la reducción de la dependencia energética y la contaminación, limitando las emisiones de CO2 a la atmósfera. 

En este sentido, algunos estudios arrojan datos relevantes para el futuro de la energía solar en España. Por un lado, la empresa Solar Power Europe augura que en el año 2022 se podrán agregar 8,2 GW de nueva capacidad, llegando hasta los 14,6 GW a finales de ese mismo año. Esto convertiría a España, que ya es el país europeo con más horas de sol, en uno de los mercados solares más importantes del mundo.

Por su parte, Global Data estima que la capacidad global de energía termosolar aumentará hasta los 22,4 GW en 2030, tras una importante adición de capacidad por parte de China, Chile y países de la región de Medio Oriente y Norte de África (MENA).

 

 

España continúa importando energía

A pesar de la situación geográfica privilegiada de España y hasta que la nueva legislación empiece a tener efectos reales en la producción y consumo de energías limpias, el Gobierno se ha visto obligado importar más energía ‘sucia’ para evitar que se dispare el precio de la luz. Marruecos es el proveedor de esta energía eléctrica, fundamentalmente por su cercanía. 

Sin embargo, el país alauita ha hecho una importante apuesta a favor de las energías limpias. En concreto, jugando un papel fundamental en el Mercado de energía solar concentrada (CSP), estableciendo para ello un plan que le permitirá obtener 2GW de energía solar para 2020, con el que prevé cubrir el 42% de las necesidades eléctricas del país. 

Marruecos cuenta en la actualidad con la granja solar concentrada más grande del mundo, de unas 3.000 hectáreas, lo que equivale aproximadamente a unos 3.500 campos de fútbol americano. Está situada en Noor Ouarzazate y produce la suficiente electricidad como para abastecer a más de un millón de hogares. 

 

 

Esta granja, con capacidad de 580 megavatios, es capaz de ahorrar más de 760.000 toneladas de emisiones de carbono a la atmósfera. Para ello, utiliza un sistema de torre central y un sistema de almacenamiento en sales fundidas, capaces de alcanzar mayor temperatura que otras configuraciones y maximizar la eficiencia termodinámica. De esta manera, permite gestionar la energía solar en ausencia de radiación directa y respondiendo así a los picos de demanda. Una tecnología puntera que modifica sustancialmente el papel de las energías renovables en el suministro global de energía.